¿Qué hay detrás de un cosmético?

Reglamentación Cosmética, por Gemma Prudencio Sancho, GPSBeautylife

Todos los que consumimos cosmética sabemos que, por un lado, nos aporta bienestar e ilusión, de ahí la importancia de que la galénica y las características organolépticas sean buenas y agradables, pero, por otro lado, no hay duda alguna de la efectividad y beneficios que aporta a la piel un cuidado regular con cosméticos. Sin embargo, si lo hacemos con cosmecéuticos, la nueva generación rica en activos, mayor será́ la efectividad

¿Qué hay detrás de un cosmético a nivel legal?

La nueva reglamentación hace mucho hincapié en la seguridad del producto. 

Entre los aspectos más relevantes del nuevo reglamento 1223/2009, destaca la realización de un DOSSIER DE SEGURIDAD de cada producto, con el fin de evaluar la seguridad de los productos cosméticos puestos en el mercado de la Unión Europea. Dicho dossier consta de dos partes:

Parte A: incluye datos sobre la seguridad del producto y sus ingredientes. Para ello, hay que realizar diferentes test: Koko Test o Challenge Test donde se analiza el producto a nivel microbiológico; estudios de estabilidad de la fórmula, compatibilidad con el envase, Patch Test o test de sensibilización para poder aplicar el claim testado dermatológicamente, etc. 

Parte B: informe y conclusiones de seguridad elaborados por un experto. 

¿Qué controles de calidad se realizan en los cosméticos?

El control de calidad de los cosméticos es el proceso por el cual se establecen y se cumplen unas normas que aseguraran el cumplimiento de las especificaciones del producto. 

No se aplica únicamente el control de calidad al producto final, sino que se realiza a lo largo de todo el proceso de producción, es decir, desde la recepción de materias primas y material de acondicionamiento, hasta los procesos de fabricación, los productos semielaborados y el propio producto final. 

¿Qué es la trazabilidad?

La trazabilidad es un concepto relativamente moderno, que consiste en la capacidad de reconstruir el historial de la vida de un producto. 

La trazabilidad de los productos distribuidos y/o comercializados está asegurada en cuanto:

-Se conoce el lote correspondiente a la fabricación de cada producto (los productos fabricados deben ir marcados con el número de lote de fabricación). Existe un sistema que nos permite conocer el destino de los lotes de los productos, donde se controlará la fecha de entrada de cada lote y la fecha de finalización, sabiendo que las facturaciones comprendidas en ese periodo pertenecen a productos de ese lote. 

El número de lote de cada producto nos permite conocer: 

  1. A través del fabricante:
    1. Materia prima de fabricación del lote
    2. Fecha de fabricación
    3. Unidades fabricadas
    4. Fecha de salida de cada unidad o grupo de unidades (lote)
  2. A través de nuestro sistema de gestión:
    1. Distribuidores a los que se ha remitido el producto

En la factura correspondiente a los albaranes de envío se incluirá junto al producto: la cantidad y la referencia del lote enviado. De esta forma, podemos conocer en todo momento el estado del lote y, ante la retirada de un producto podremos conocer dónde se encuentra dicho producto, si en almacén o distribuido, y este último caso, se conocería el lugar de destino. 

 

¿Qué es la compatibilidad de los envases?

-El Reglamento 1233/2009, define:  

“Un envase es un producto que puede estar fabricado en una gran cantidad de materiales y que sirve para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar mercancías en cualquier fase de su proceso productivo, de distribución o venta”.

El envase de un producto cosmético puede ser de dos tipos:
– Primario: embalaje que está en contacto directo con el producto: tarros, tubos, botellas…
– Secundario: protege al embalaje primario, generalmente caja de cartón o plástico. 

Atendiendo al tipo de formulación y a la compatibilidad del envase con esta, podremos seleccionar el material más adecuado para el recipiente, convirtiéndose en una parte integral del propio producto. 

-Según el R.D. 1599/1997 de 17 octubre

“La forma, aspecto, color, olor, presentación o etiquetado de los productos cosméticos o de sus envases, así como las imágenes y alusiones efectuadas en la publicidad, serán tales que no puedan dar lugar a confusión con alimentos u otros productos de consumo, con el fin de evitar riesgos para la salud o la seguridad de los consumidores”.

La prueba de compatibilidad tiene como objetivo evaluar la migración de los productos químicos entre el producto cosmético y su contenedor. El embalaje puede afectar directamente a la estabilidad del producto acabado, debido a las posibles interacciones entre el producto, el envase, y el ambiente externo. 

La prueba de compatibilidad debe incluir:
– La interacción entre el producto y el recipiente.
– Las propiedades de barrera del contenedor.

El propósito de la prueba de compatibilidad indica la posibilidad de interacciones eventuales entre la formulación y el material que contiene, para determinar si los atributos de los productos se mantienen dentro de la especificación inicial y sin menoscabo de las prestaciones del producto. 

En conclusión, es esencial realizar ensayos de estabilidad entre envase y formulación antes de lanzar un producto al mercado (modificación en fórmula o envase) y a diferentes condiciones de almacenamiento. 

 

TENDENCIAS…

Los consumidores queremos EFECTIVIDAD y ENVASES PRÁCTICOS. Por ello, los cosmetólogos debemos adaptarnos a las demandas del mercado. 

Un estudio del 2012 afirma que la cosmética masiva sigue dominando la industria y supone el 75% del valor del mercado. Sin embargo, en 49 de los 80 mercados, las ventas de la cosmética Premium o de lujo superaron a las del segmento masivo. 

Los cosmecéuticos antiaging son los más demandados. Estos productos cosméticos se encuentran “a caballo” entre la cosmética tradicional y la farmacología. Son más efectivos debido a su elevada concentración de activos junto a los estudios de eficacia correspondientes. 

 

Si te interesa, en el próximo post, hablaremos más acerca de los cosmecéuticos.

Continuará…

No Comments

Post A Comment

×